Mi pasada aventura en el negocio de las citas por internet Un emprendimiento al que podría regresar

Hará unos seis años que fui a la presentación de un libro, como asistente. El evento fue en una librería de la ciudad.

Después de la presentación, conocí a los dueños de la librería.

En la conversación, surgió el tema de los negocios. La dueña de la librería, me mencionó que había leído un libro interesante, que recomendaba sin dudar.

El libro era “El pornógrafo emprendedor”.

Soy ávido lector y apasionado en los temas de emprendimiento, así que le pedí a la dueña que me lo vendiera.

El libro es bueno, pero menciona bastante de lo que ya conozco. Lo valioso para mí, fue el final, ya que menciona algo que me hizo decidirme a volver a un negocio con mucho potencial: las citas por internet (así es, ya tuve un par de negocios de citas por internet, pero ese no es el tema de esta entrada).

Al final menciona que uno de los fotógrafos le dice que debió comprar imágenes de stock, en lugar de pagarle a un fotógrafo profesional para hacer fotos (lo siento, si quieres más información, tienes que leer el libro).

He aprendido a hacer las cosas más sencillas en los negocios, por eso, una idea cruzó mi mente: ¿Y si buscaba una marca blanca para tener mis propios sitios de citas?

En el pasado, el principal problema de mis negocios de citas en internet, era que se registraban más hombres que mujeres, volviéndose un negocio muy desequilibrado en poco tiempo.

Pero con una marca blanca todo cambiaba.

En lugar de hacer todo el trabajo, yo sólo me dedicaría a construir una marca y los que me proporcionaran el servicio de marca blanca, harían todo el trabajo complicado.

Comencé a investigar al respecto y encontré un sitio que ofrecía el servicio de marca blanca, es decir, yo construía mi propia marca y ellos me daban todo lo demás:

• Páginas web con todas las herramientas necesarias
• Base de datos de personas buscando pareja

Yo sólo compraría el dominio, con el nombre que yo escogiera, además, enviaría tráfico por medio de anuncios pagados.

Era un buen acuerdo, ellos me daban un porcentaje por cada registro exitoso y yo proveía un servicio de calidad.

Además de ganar dinero extra, mi intención era conectar a las personas con dificultades para relacionarse, con otras, para tener una relación afectiva. Por eso elegí el nicho de los mayores de 65 años, de diferentes lugares del mundo y en diferentes idiomas.

Desde hace un par de años que ya no tengo las páginas, pero recibo de vez en cuando notas de agradecimiento en las redes sociales que aún siguen, mencionándome que encontraron el amor de su vida gracias al servicio.

Parecería un negocio oscuro, pero si buscas ayudar a las personas, verás que es una oportunidad para hacer feliz a otros y hacerte feliz a ti, por las ganancias económicas y morales.

Es cierto, hay nichos que no me gustan, pero es cuestión de cada persona si opta por ellos o no. Yo preferí ese nicho, porque investigué antes y me di cuenta que las personas de esa edad tienen dificultades para encontrar pareja.

En ese entonces estaba de moda el sitio POF, que ofrecía citas extramaritales. No me sentiría bien ofreciendo ese tipo de servicios, así que no optaría por él.

Hay muchas oportunidades en ese sector, por ejemplo, esa marca blanca, ofrecía citas para miembros de determinadas religiones, citas entre veganos, citas entre personas con adicciones controladas, etc.

Esos servicios podrían ayudar a muchas personas a encontrar su “media naranja” y los que ofrezcan esos servicios estarían ayudando a ellos a conseguirlo.

No es un negocio para personas de “moral distraída” si sigues ese objetivo de ayudar a otros, pero tiene una delgada línea que podemos atravesar sin darnos cuenta. Por eso debemos tener cuidado.

¿Por qué dejé ese negocio? Simple: después de 15 años, tuvimos otro hijo, un pequeño que hace muchas preguntas y podría ver alguna vez mi panel de control de los sitios de marca blanca y preguntarme qué es esa página.

¿Regresaría al negocio? ¡Por supuesto! Espero que en unos años pueda regresar a él para seguir ayudando a las personas a conseguir el amor.

9171total visits,2visits today

About the author

Juan Antonio Guerrero Cañongo

Juan Antonio Guerrero Cañongo

Nómada Digital, Emprendedor Experimental, Geek, entusiasta del Growth Hacking y Escritor.
En 1995 navegué por primera vez en internet, y desde 1998 gano dinero en la red de redes.
Autor de 35 BestSellers, publicados por editoriales de España, Estados Unidos y México, y disponibles en todo el mundo en las principales librerías y en Amazon.
¡Ah! Y facturo miles de dólares con mis distintos emprendimientos en internet, por eso te estoy enseñando cómo tú puedes hacerlo también.

View all posts